Protective factors for physical and mental health

Here is a list of protective factors for Health, understood comprehensively as integrating both physical and mental health. Some are fundamental for physical health, but ALL are fundamental for mental health (including of course emotional health). Colored violet, protective factors for both physical and mental health; colored blue, mainly mental health protective factors:

  • Good habits (physical & mental health):
    • good nutrition
    • physical activity
    • good rest
    • hygiene
    • control or lack of alcohol & tobacco, other substances…
    • getting health & medical attention / treatment
    • social interaction
  • Availability of basic goods & services — access to “commonwealth”
    • General health (physical & mental):
      • Access to…
        • air quality
        • water availability and quality
        • nutritious diet
        • rest, housing
        • public safety
        • medical attention (general health)
        • dental, obstetric, other specialized medical attention
      • Controlled access to…
        • accident risks, natural phenomena risks, toxic environments, transmitted diseases… (civil protection)
        • weapons
        • substances and other potential sources of compulsive behaviours
    • Mental health:
      • Personal / Professional development: access to…
        • education
        • knowledge
        • occupation
        • trade
      • Environment: access to…
        • public spaces
        • ecology
        • justice
        • aesthetic experience and expression
      • specialized attention: access to…
        • psychological attention
        • psychiatric attention
        • mental health knowledge, literature, practices…

 

May such a list serve as a starting guide to explore & identify risk factors in specific individuals or populations. Do your own version of risk & protective factors! Where would you place “healthy sex”, for example? This list is inspired by Promoting Mental Health, WHO 2004

~Ricardo Sala, mental health promoter. Mexico City, August 2016

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo English, Factores de riesgo y protectores, Salud mental

Qué hacer si te agarra La Pálida

La desagradable sensación sobreviene cada tantos minutos. Te pones blanca, porque la sangre se va del rostro para proteger los tejidos más vitales. Te ves toda blanca, pero lo ves todo negro. Y sudas, del rostro y del cuerpo. Te mareas y pierdes fuerza en los músculos; no te puedes levantar ni para ir al baño a vomitar. O te llevan a rastras, o vomitas ahí mismo para sentirte mejor.

giphy

La Pálida es un daño temporal al organismo y a la conciencia, ocasionado por el cruce de alcohol y cannabis, que puede conducir a la pérdida de conciencia y, si se estaba de pie, incluso a una caída y una lesión o traumatismo más perdurable. En lugar de sufrir la pálida solo unos minutos –hasta más de una hora, dependiendo del grado de intoxicación y las medidas adecuadas que se adopten–  una lesión por caída o golpe puede conducirte al hospital, o al panteón. Así es: de existir muertes asociadas al abuso de cannabis, son por una mala caída tras perder el conocimiento por La Pálida: lo que sucede tras la mezcla de intoxicación alcohólica y cannábica.

Las medidas precautorias son:

  1. Estar alerta cuando haya alcohol y cannabis (para fumar o comer). Incluso una buena borrachera del día anterior, sumada a una sola copa y suficiente marihuana, puede bastarle a La Pálida. No combinar con tabaco, que desoxigena.
  2. En cuanto haya mareo, siéntate (aunque sea en el piso) o acuéstate, e infórmalo a tu compañía. Que te conduzcan a un mejor lugar de descanso y que traigan una cubeta por si necesitas vaciar el estómago.
  3. Por la pérdida de presión, con La Pálida sobreviene un acaloramiento enceguecedor y debilitador que se puede revertir con frescura. Una toalla húmeda en la nuca y en la frente. O papel humedecido, a falta de toalla. Puedes intentar lavarte la cara y el cuello para retirar el sudor.
  4. Aire fresco y/o ejercicios de respiración. Si se puede, subiendo y bajando los brazos.
  5. Vomitar, si se puede o se tiene el valor. Esto contribuye a la desintoxicación.
  6. Agua fresca, de ser posible limonada o de frutas, pues el azúcar ayuda a subir nuevamente la presión. El refresco de cola puede funcionar también. O una cucharada de miel.
  7. No temas; la pálida se pasa.

Esta entrada se escribió en segunda persona del femenino, pero siéntanse todos incluidos. Arriba: GIF hecho a partir de video de Cogollando. Abajo: Marcel Marceau, pálido pero bien.

506356456_1280x720

 

2 comentarios

Archivado bajo Factores de riesgo y protectores

Factores de mayor riesgo que cannabis

FactoresRiesgoB

A continuación una lista de doce factores de riesgo que implican un riesgo mayor para la salud que el consumo de #cannabis. Hay más #FactoresDeRiesgo, y la lista podría variar. El punto es llamar la atención a este concepto, a su utilidad, y a considerar el uso de drogas como un factor de riesgo, mejor que como un mal en sí. Factores de riesgo son aquellos cuya presencia aumenta la posibilidad de daños a la salud e integridad de la persona o población. Para esta versión intercambié de lugar Tabaco y Salud mental. La falta de atención a la salud mental en México me parece un factor de riesgo urgente.

Más información sobre factores de riesgo y factores de protección asociados al uso de drogas, en esta guía patrocinada por el Gobierno español (Plan Nacional sobre Drogas, 2013): Guía metodológica para la implementación de una intervención preventiva selectiva e indicada

12 factores de mayor riesgo
que usar cannabis

12.- La falta de acceso a la justicia

11.- El contacto con los mercados negros

10.- La exclusión económica

9.- La exclusión escolar y educativa

8.- Fumar tabaco

7.- La exclusión comunitaria

6.- La exclusión familiar

5.- La falta de condición física (y espacios públicos para practicar)

4.- La mala nutrición

3.- La falta de acceso a atención para la salud mental

2.- Beber alcohol

1.- La criminalización de la juventud.

#FactoresDeMayorRiesgoQueCannabis

Otros hashtags: #FactoresDeRiesgo #Cannabis #Marihuana #FactoresDeProtección #TocaRegular

en rojo = factores de riesgo
en azul =
términos que implican factores de protección faltantes o excluidos

Deja un comentario

Archivado bajo Factores de riesgo y protectores, Política de drogas, Salud mental

Un wigglegram para demostrar por qué las lagartijas hacen… lagartijas

¿Por qué hace lagartijas una lagartija?

Para percibir profundidad o “tridimensionalidad” en el campo visual, por efecto de paralaje.

lagartijaLa lagartija no cuenta con la visión estereoscópica que sí tenemos los primates y los animales cazadores. Los ojos de la lagartija miran para lados opuestos. Esto proporciona la ventaja de un campo visual de casi 360° para estar mejor atenta a las amenazas del entorno: si la lagartija está quieta y logra mantener su campo visual congelado, serán más notables y destacados los movimientos de otros seres animados. Sin embargo, y al contrario que en el estereoscópico, en el campo visual monoscópico hace falta la perspectiva de cercanía y lejanía, la dimensión de profundidad para determinar distancias en el terreno y dimensiones de otra criatura o amenaza.

El subir y bajar la cabeza le proporciona a la lagartija perspectiva: una alternancia entre dos puntos de vista que devela cercanía. Los objetos o seres cercanos se aíslan e identifican porque se desplazan verticalmente respecto al fondo estable, durante la ida y vuelta del comportamiento de “lagartija”.

Lagartija_Wigglegram_7oct2016Fotografía: Roberto Macías. Más sobre wigglegrams en Reddit. Discusión sobre lizards & push ups en Quora. Definición de Paralaje en Wikipedia.

Éste es el primer “wigglegram” que pretende recrear el punto de vista de una lagartija haciendo lagartijas. Es un GIF animado con secuencias de cuatro fotografías de la misma escena, tomadas a cuatro alturas distintas. Representan el cambio de perspectiva de una lagartija que se beneficia del efecto de paralaje. La iguana representa a una segunda lagartija cercana. La primera secuencia representa una serie de dos lagartijas donde se fijó la posición de las cuatro fotos en el ojo de la iguana. La segunda secuencia representa una serie de tres lagartijas donde el punto que fija las coordenadas para las cuatro fotos es un detalle del empedrado aproximadamente medio metro más allá de la cola de la iguana. Estamos suponiendo que la lagartija tiene la capacidad de fijar su mirada a conveniencia, en cualquier detalle de su entorno, y no solamente en el fondo o en el horizonte. Y que tiene la capacidad para mantener fijo este objetivo de su mirada durante la ejecución del movimiento de lagartija.

Espero escribir más sobre paralaje, lagartijas y otras bestialidades. Mientras tanto, me encantaría recibir tu opinión. ¿Por qué crees que las lagartijas hacen lagartijas?

¿Crees que podemos aprender algo sobre conocer diferentes puntos de vista?

¿En qué otros campos sensibles de la realidad es útil contar con perspectiva?

Deja un comentario

junio 8, 2016 · 4:23 pm

La iniciativa para prevenir riesgos y daños por uso de sustancias

 

La Iniciativa en materia de prevención de riesgos y daños ante el uso de sustancias psicoactivas, presentada por la Senadora Martha Tagle (independiente) y turnada el 26 de abril “a las Comisiones Unidas de Salud; de Justicia; y de Estudios Legislativos, Segunda”, propone terminología actualizada para abordar los usos, los usos nocivos o problemáticos, y la dependencia de/a drogas; una terminología centrada no en el uso de drogas como un tema moral y estigmatizante, sino en la identificación y atención de riesgos y daños con base en evidencia.

Entre otras modificaciones a la Ley General de Salud, propone que en el artículo 192 bis se tipifiquen conductas y circunstancias, en lugar de personas, para evitar la discriminación y la estigmatización, y para facilitar entre las partes involucradas el acuerdo de los objetivos a alcanzar con la atención brindada. Estos nuevos términos distinguen el uso problemático o nocivo, de la dependencia. Médicamente, una dependencia es una condición del organismo no necesariamente negativa (DSM-5). Además, puede haber uso problemático o nocivo sin que haya dependencia.

El término “Detección temprana” es ampliado en su definición, para incluir la atención a una multiplicidad de factores de riesgo, tales como la exclusión social o la presencia previa de padecimientos en salud mental, y no solamente el uso o probable uso de drogas.

Otras modificaciones a la Ley General de Salud, y la modificación al artículo 199 del Código Penal Federal, plantean que el objeto de atención en términos de salud y también judiciales, no es la dependencia, sino el uso nocivo o problemático que se puede suscitar con o sin dependencia.

senado.gob.mx: Iniciativa en materia de prevención de riesgos y daños ante el uso de sustancias psicoactivas

VIDEO: Senadora Martha Tagle ante el pleno del senado: En materia de justicia terapéutica, es necesario evaluar efectividad de estas medidas

Boletín de prensa: El consumo de sustancias psicoactivas no debe formar parte del catálogo de medidas penales: Martha Tagle

Deja un comentario

Archivado bajo Política de drogas, Salud mental

DSM-5: Trastornos relacionados con sustancias y trastornos adictivos

[DSM-5: Substance-Related and Addictive Disorders (2013)
Traducción de Ricardo Sala]

En la quinta edición del Manual de diagnóstico y estadístico de trastornos mentales (DSM-5, 2013) el capítulo revisado de “Trastornos adictivos y relacionados con sustancias” incluye cambios sustanciales a los trastornos ahí agrupados además de cambios a los criterios de algunas condiciones.

Trastornos relacionados con sustancias y trastornos adictivos

El Substance use disorder en el DSM-5 combina las categorías abuso y dependencia en un trastorno único medido en un continuo que va de leve a severo. Cada sustancia específica (excepto la cafeína, que no puede diagnosticarse como trastorno de uso de sustancias) es atendida como un trastorno separado (por ejemplo trastorno por uso de alcohol, trastorno por uso de estimulantes, etc.), pero casi todas las sustancias se diagnostican con base en los mismos criterios generales. En este trastorno abarcador, los criterios no solo se han combinado, también se han fortalecido. Mientras que el diagnóstico por abuso de sustancias antes requería solo de un síntoma, el trastorno leve por uso de sustancias requiere de entre dos y tres síntomas de una lista de once. “Drug craving” se añade a la lista, y “problemas con las fuerzas de la ley” se ha eliminado debido a consideraciones culturales que hacen difícil la aplicación internacional de los criterios.

En el DSM-IV la distinción entre abuso y dependencia se basaba en el concepto de abuso como una fase leve o temprana, y dependencia como la manifestación más severa. En la práctica, los criterios para abuso eran en ocasiones bastante severos. El trastorno por uso de drogas revisado, un diagnóstico único, corresponderá mejor con los síntomas que experimentan los pacientes.

Adicionalmente, el diagnóstico de dependencia causa mucha confusión. La mayoría de las personas asocian dependencia con “adicción” siendo que la dependencia puede ser de hecho una respuesta natural del cuerpo a una sustancia.

Trastornos adictivos

[…leer más en la fuente original, en inglés]

DSM is the manual used by clinicians and researchers to diagnose and classify mental disorders. The American Psychiatric Association (APA) will publish DSM-5 in 2013, culminating a 14-year revision process. For more information, go to www.DSM5.org . APA is a national medical specialty society whose more than 36,000 physician members specialize in the diagnosis, treatment, prevention and research of mental illnesses, including substance use disorders. Visit the APA at http://www.psychiatry.org and http://www.healthyminds.org . For more information, please contact Eve Herold at 703-907-8640 or press@psych.org. © 2013 American Psychiatric Association


Once criterios en el DSM-5 para el diagnóstico de trastornos relacionados con uso de sustancias:

The Diagnostic Criteria For Substance Use Disorders (AMHC)


 

Fuentes y otros enlaces útiles:

DSM-5: Substance-Related and Addictive Disorders (American Psychiatric Association, ASA)

Trastornos relacionados con sustancias y trastornos adictivos (American Psychiatric Association, ASA)

DSM-5. Substance-Related and Addictive Disorders. Excerpt (American Psychiatric Association, ASA)

DSM-5. Substance-Related and Addictive Disorders. Bibliografía. (American Psychiatric Association, ASA)

DSM-5 Criteria for Substance Use Disorders: Recommendations and Rationale (The American Journal of Psychiatry)

The Science of Drug Abuse and Addiction: The Basics (National Institute on Drug Abuse, NIDA)

Commentary: DSM-5: New Addiction Terminology, Same Disease (Partnership for Drug-Free Kids)

1 comentario

Archivado bajo Política de drogas, Salud mental

Agenda pendiente: el objetivo de la política de drogas

Mira aquí un Resumen de la iniciativa sobre prevención de riesgos y daños

Si una política genera consecuencias no deseadas o “daños colaterales”, se revisa. Se revisan, además de estos daños, los objetivos y logros deseables de esta política, y las modificaciones que permitan alcanzar su cumplimiento sin las consecuencias negativas.

La política de prohibición de las drogas ha sido ampliamente cuestionada en el marco de UNGASS 2016. Sin embargo esta crítica no se ha centrado en cuestionar el alcance de sus objetivos, sino los daños colaterales. La crítica se ha centrado en los efectos negativos más resonantes de la prohibición: los mercados negros, el crimen organizado que incentivan,  y la violencia y la corrupción propiciadas por este crimen organizado. También en la detención arbitraria y el encarcelamiento masivo por delitos no violentos. Todas estas representan importantes afectaciones a los derechos humanos, propiciadas por la falta de seguridad o por un clima de inseguridad atribuibles a la política de prohibición. Es decir, son denuncias legítimas de una seguridad afectada. Por otra parte, en materia de salud, se ha criticado la falta de acceso a opiáceos y a componentes del cannabis como medicamentos. Pero incluso en este caso, sigue siendo una crítica a los daños colaterales de la política de prohibición. No se han evaluado los resultados que podríamos suponer son la razón de ser de una política de drogas: reducir o eliminar el impacto negativo del consumo de drogas.

Falta atrevernos a revisar la razón de ser de nuestra política de drogas. Aunque parezcan dictarlo así las convenciones internacionales, el objetivo ya no puede ser reducir o eliminar la oferta, y acaso hacer lo mismo con la demanda. Primero, porque el objetivo no es en todos los casos reducir o eliminar oferta o demanda. En aplicaciones médicas o terapéuticas el objetivo es, muy al contrario, garantizar el acceso. Reducir daños sin necesariamente reducir consumo, es un objetivo prioritario diferente en otro tipo de casos (como el de los programas de intercambio de jeringas ante la aparición del VIH en los ochentas, el caso paradigmático en “harm reduction” ). En unos casos será salir de una farmacodependencia (por cierto, las farmacodependencias no se “combaten”), mientras que en otros, por ejemplo algunos de atención a la salud mental, la dependencia a un psicotrópico se asumirá como una consecuencia, no necesariamente negativa, de una terapia que es acompañada por el seguimiento adecuado. En el caso de los menores de edad procurará reducir o eliminar el acceso, y en el de los mayores de edad la política de drogas deberá considerar el respeto la libertad de ejercer decisiones mientras no se afecten los derechos de terceros [agregado 3-may].

Cada caso es diferente y amerita una atención particular. Pero ¿cuál es el común denominador? ¿Cuál es el objetivo común a todos los objetivos específicos?

En una frase, ¿cuál es el objetivo general de la política de drogas? ¿Reducir o eliminar su existencia? ¿Reducir o eliminar su consumo?

Poniéndolo en otras palabras. No queremos una política que contribuye a causar homicidios, desplazamiento interno, hogares violentados o abandonados, corrupción que debilita a las instituciones… ¿Cuál es la política que sí queremos?

Queremos una política de drogas que logre reducir el impacto negativo del consumo de drogas, sin propiciar daños colaterales o consecuencias no deseadas. Éste debe ser el objetivo de la política de drogas. El tema central es la realidad del consumo de drogas, y la prevención de riesgos y daños. La política actual de drogas no está claramente orientada hacia este objetivo. De hecho, la política actual propicia conceptos y objetivos que no contribuyen a garantizar la calidad de la atención recibida por quienes están en riesgo de usarlas, y por quienes ya las usan, en un marco de respeto a sus derechos humanos.

Ante esta carencia, la Gaceta del Senado publica hoy martes 26 de abril de 2016 una iniciativa presentada por la Senadora Martha Tagle,”con proyecto de decreto que reforma y adiciona diversas disposiciones de la Ley General de Salud y del Código Penal Federal, en materia de prevención de riesgos y daños ante el uso de sustancias psicoactivas.”

Transcribo abajo un fragmento de la exposición de motivos, y algunos de las modificaciones propuestas para la Ley General de Salud. En negritas, los fragmentos de texto que se propone agregar o modificar a la redacción actual. Ojalá esta iniciativa contribuya a reflexionar sobre los objetivos de la política de drogas, y los mejores términos para alcanzarlos.

Cualquier modificación legal en materia de drogas requiere de construir una verdadera política de prevención, información y educación que permita a los potenciales usuarios de éstas, y a los que ya lo son, contar con un apoyo desde el Estado que respete sus derechos y los ayude a tomar decisiones informadas frente a este fenómeno. De este modo, es imprescindible transmitir a la sociedad el mensaje de que el fenómeno de las drogas no puede ser reducido a un problema de seguridad pública ni de efectividad policíaca o militar. Nadie puede pedir, de forma realista, que las corporaciones policíacas impidan con éxito que las personas consuman drogas. La sociedad y la ciudadanía deben hacerse responsables de sus propias decisiones como personas adultas, mientras que, desde el Estado debemos extremar las medidas preventivas e informativas entre todos, en particular entre la niñez y la juventud.

El enfoque de reducción de daños se entiende como un conjunto de intervenciones preventivas, sanitarias y sociales, que tienen por finalidad minimizar los riesgos por el uso sustancias psicoactivas, fármacos, o psicotrópicos, así como reducir los daños que se puedan derivar del uso nocivo o problemático. Estas intervenciones acercan recursos necesarios para generar entornos apropiados que fortalecen los factores de protección y reducen los riesgos y daños asociados al uso.

La presente iniciativa pretende por un lado proponer nuevos términos para el acercamiento al tema de los usos, los usos nocivos o problemáticos y la dependencia a sustancias, centrando la atención en la persona; agrega definiciones que buscan coadyuvar a desestigmatizar a las personas que usan drogas, aclarando que no todo uso es problemático o nocivo, no todo uso implica dependencia a sustancias y de igual manera, puede haber uso problemático o nocivo sin que haya dependencia.

Modifica el nombre del Capítulo IV Programa contra la Farmacodependencia, a Programa para la prevención de riesgos y daños ante el uso de sustancias psicoactivas. Una denominación alternativa podría derivarse del nombre del Capítulo II correspondiente al alcohol, para quedar como sigue: Programa para la Prevención, reducción y tratamiento del uso nocivo de sustancias psicoactivas y de la atención a la farmacodependencia.

Otro cambio consiste en tipificar en el artículo 192 bis conductas y circunstancias, en lugar de personas, para evitar la discriminación y la estigmatización de las personas que usan drogas o sustancias psicoactivas, y para facilitar entre las partes involucradas el acuerdo de los objetivos a alcanzar de la atención brindada tanto a la usuaria o el usuario, como a las personas que le rodean.

Además el término “Detección temprana” es ampliado en su definición, para incluir la detección de una multiplicidad de factores de riesgo, tales como la exclusión social, la presencia de conductas antisociales, o la presencia previa de padecimientos en la salud mental, y no solamente la detección de un primer consumo. El uso de sustancias psicoactivas es un riesgo de abuso, especialmente en población menor de edad, pero detectarlo sin atentar contra los derechos a la vida privada puede representar un riesgo de abuso a los derechos humanos de quien usa. Hay procedimientos menos intrusivos para detectar el posible uso de drogas, que es solo uno de varios factores de riesgo detectables para lograr intervenciones más efectivas de prevención, tratamiento e inclusión social.

La propuesta elimina de este apartado el término “narcóticos”, ya que considera que el termino más adecuado de acuerdo a la terminología de salud es sustancias psicoactivas, además de contribuir a reforzar el abordaje de la prevención reducción y tratamiento desde el enfoque de salud.

Por último modifica el artículo 199 del Código Penal Federal, para armonizar lo que a términos de la ley general de salud refiere en materia de uso de sustancias.

INICIATIVA CON PROYECTO DE DECRETO POR EL QUE SE REFORMAN Y ADICIONAN DIVERSAS DISPOSICIONES DE LA LEY GENERAL DE SALUD Y DEL CÓDIGO PENAL FEDERAL EN MATERIA DE PREVENCIÓN DE RIESGOS Y DAÑOS ANTE EL USO DE SUSTANCIAS PSICOACTIVAS.

ARTÍCULO PRIMERO: Se reforma la fracción XXI del artículo 3; el párrafo C del artículo 13, la fracción III del artículo 112; la denominación del Capítulo IV del Título Décimo Primero; los artículos 191; 192, 192 Bis, 192 ter, 192 quater, 192 quintus, 192 sextus, 193 Bis; la fracción II, III, IV, VIII del artículo 473, el artículo 478 y 481, se deroga el segundo párrafo del artículo 193 bis.; todos de la Ley General de Salud, para quedar como sigue:

Artículo 3o.- En los términos de esta Ley, es materia de salubridad general:

I a XX…

XXI. La prevención de riesgos y daños ante el uso de sustancias psicoactivas y la atención integral del uso, abuso, y dependencia a dichas sustancias;

[…]

TÍTULO DÉCIMO PRIMERO
Programas Contra las Adicciones

[…]

Capítulo IV
Programa para la prevención de riesgos y daños ante el uso de sustancias psicoactivas

Artículo 191.- La Secretaría de Salud y el Consejo de Salubridad General, en el ámbito de sus respectivas competencias, se coordinarán para la ejecución del programa para la prevención de riesgos y daños ante el uso de sustancias psicoactivas, a través de las siguientes acciones:

[…]

La información que reciba la población deberá estar basada en estudios científicos, ética y derechos humanos y alertar de manera clara sobre los efectos, riesgos y daños físicos y psicológicos del consumo de éstas, pero además alentar un trato digno y respetuoso hacia las personas que usan sustancias psicoactivas.

Artículo 192. – La Secretaría de Salud elaborará un programa nacional para la atención integral de la prevención, el tratamiento, la rehabilitación y la reducción de riesgos y daños ante el uso, el abuso, y la dependencia de sustancias psicoactivas, y lo ejecutará en coordinación con dependencias y entidades del sector salud y con los gobiernos de las entidades federativas.

Este programa establecerá los procedimientos y criterios para la prevención, reducción de riesgos y daños, tratamiento y en su caso rehabilitación de uso nocivo de sustancias psicoactivas; será de observancia obligatoria para los prestadores de servicios de salud del Sistema Nacional de Salud en todo el territorio nacional y en los establecimientos de los sectores público, privado y social que realicen actividades preventivas, de tratamiento y de control de las adicciones y la farmacodependencia.

[…]

Artículo 192 bis.- Para los efectos del programa nacional se entiende por:

I. Dependencia: presentación de signos o síntomas de dependencia a sustancias psicoactivas, estupefacientes, psicotrópicos o fármacos;

II. Uso: Consumo o utilización de sustancias psicoactivas, estupefacientes o psicotrópicos, haya o no dependencia, haya o no uso nocivo;

III. Uso nocivo, abuso o uso problemático: Uso que causa o contribuye a causar daños en la salud de quien usa o de quienes le rodean.

IV. Suspensión del abuso de sustancias psicoactivas: Proceso mediante el cual la persona con uso nocivo o problemático de sustancias participa en forma voluntaria en la superación de su uso nocivo o problemático con el apoyo del entorno comunitario en la identificación y solución de problemas comunes que lo provocaron.

V. Atención médica: Al conjunto de servicios que se proporcionan al individuo, con el fin de proteger, promover y restaurar su salud;

VI. Detección temprana: Corresponde a una estrategia de prevención primaria y secundaria que tiene como propósito identificar el riesgo de uso nocivo de sustancias psicoactivas a fin de aplicar medidas preventivas y terapéuticas de carácter médico, psicológico y social lo más temprano posible;

VII. Prevención: El conjunto de acciones dirigidas a evitar o reducir el uso o el uso nocivo o problemático de sustancias psicoactivas, así como los riesgos sanitarios, sus consecuencias físicas, psíquicas, económicas, familiares y sociales;

VIII. Atención a factores de riesgo y de protección: El conjunto de acciones dirigidas a identificar y reducir, en las poblaciones y en las personas, los factores que incrementan el riesgo de uso y dependencia problemáticos, tales como la exclusión social, así como a identificar y fortalecer los factores de protección que reducen este riesgo, tales como la promoción de la salud y el fortalecimiento del tejido social.

IX. Reducción de daños: conjunto de políticas, programas y prácticas no coercitivas e incrementales, orientadas a evitar o reducir situaciones de riesgo, mejorar o limitar los riesgos y daños asociados al uso de sustancias psicoactivas.

X. Tratamiento: El conjunto de acciones que tienen por objeto eliminar el uso o reducir los riesgos y daños que implican el uso y abuso de sustancias, abatir los padecimientos asociados al consumo, e incrementar el grado de bienestar físico, mental y social, tanto del que usa, abusa o depende de esas sustancias, como de su familia;

XI. Investigación en materia de uso, dependencia, uso nocivo o problemático de sustancias, tiene por objeto determinar las características y tendencias del problema, así como su magnitud e impacto en lo individual, familiar y colectivo; construyendo las bases científicas para la construcción de políticas públicas y los tratamientos adecuados para los diversos tipos y niveles de usos de sustancias; respetando los derechos humanos y su integridad, y

XII. Sustancias psicoactivas o que alteran la conciencia: Son aquellas sustancias de origen natural o sintético que cuando se consumen por cualquier vía, tienen la capacidad de generar un efecto directo sobre el sistema nervioso central, que está compuesto por el cerebro y la médula espinal, ocasionando cambios específicos a sus funciones. Estas sustancias son capaces de inhibir el dolor, modificar el estado anímico o alterar las percepciones.

[…]

Iniciativa presentada por la Senadora Martha Tagle “con proyecto de decreto que reforma y adiciona diversas disposiciones de la Ley General de Salud y del Código Penal Federal, en materia de prevención de riesgos y daños ante el uso de sustancias psicoactivas.”

 

Deja un comentario

Archivado bajo Política de drogas