“Reducción de daños” en el contexto de las estrategias de prevención selectiva e indicada

ConviveFestival04Aunque la estrategia de prevención más conocida es la Universal, en materia de “drogas” también se han tipificado las estrategias de Prevención Selectiva y Prevención Indicada: ambas pueden incorporar legítimamente aquellas medidas denominadas reducción de daños.

OjoCuidao
Ojo Cuidao

La Prevención Universal, dirigida a la población en general, apela a riesgos latentes para la mayoría de la población, sin mayores distinciones entre edad, género, identidad cultural, etcétera.

Lo óptimo es no llamar la atención sobre prácticas de riesgo que podrían ser atractivas, y por lo tanto es preferible no publicitar en una parte de la población universal; por ejemplo no hacer alharaca sobre “drogas” en campañas de comunicación masiva que llegan también a la población infantil.

Plomo ToxicidadEn este sentido, un ejemplo de prevención universal a mi modo de ver ideal, sería una campaña de advertencia sobre toxicidad química. Existen multiplicidad de sustancias en nuestro mundo cotidiano, que pueden resultar tóxicas para el organismo. Por “sustancias” entendemos aquí alimentos, medicamentos, productos de limpieza o de mantenimiento, derivados vegetales o animales o minerales. Sean o no sean psicoactivas. Basta con viabilidad de administración al organismo.

De hecho todas las sustancias llegan a ser tóxicas. Todas llegan a causar daños en el organismo (algunas, además, efectos indeseables en la psique) después de un cierto umbral, una vez rebasado cierto margen de exposición que puede diferir entre una sustancia y otra. Con algunas sería suficiente el mero contacto, y con otras sustancias podríamos tolerar una buena dosis o ingesta antes de incurrir en un riesgo de considerable toxicidad. Otras más se ubicarían en algún punto intermedio entre estos dos extremos.

En materia de sustancias psicoactivas y las prácticas en torno a su uso, se denomina Prevención Selectiva a aquella estrategia dirigida a una población “en riesgo de consumo”. Es decir, con mayores probabilidades de acceder al uso de psicoactivos. Una estrategia de prevención selectiva sería, por ejemplo, un conversatorio en población de escolaridad preparatoria, con médicos y otros expertos, sobre los riesgos particulares de los psicoactivos. Riesgos en cuanto a toxicidad para el organismo, y en cuanto a posibles efectos no deseados para la psique, como pueden ser la dependencia, el consumo compulsivo, u otros cambios en el comportamiento.

ConviveFestival02Prevención Indicada sería una campaña específica con personas que ya son consumidoras o usuarias de sustancias psicoactivas. Por ejemplo, una campaña ubicada en el lugar que el usuario ha elegido para experimentar los efectos en colectividad. Ahí puede ser atendida una multitud de usuarios en una misma ocasión. Además de brindarse información y respuesta a inquietudes para prevenir daños según las prácticas del usuario (reducción de daños, por ejemplo los programas de intercambio de jeringas), puede ofrecerse un diagnóstico de factores de riesgo y protectores adaptado a su estilo de vida personal. En prevención indicada la atención tiene ya un alcance personalizado.

Prevenir para la salud es también prevenir para la salud mental, un aspecto de la salud aun rezagado y cargado de prejuicios. En toda campaña de prevención, ya sea universal, selectiva o indicada, se puede promover la salud mental así como facilitar el acceso al diagnóstico y la atención de la salud mental. Cabe aclarar que para ello, el primer contacto con la población no necesariamente debe ser con psiquiatras, sino con psicólogos o mejor aún, con trabajadores sociales especializad@s, incluso familiarizados con esa población específica. Este primer contacto puede canalizar a servicios más especializados.

ConviveFestival01Es fácil comprender en términos simples la distinción entre los tres tipos de prevención, así como la conveniencia de planear estrategias preventivas de acuerdo a las características de la población objetivo. Trátese de la población en general, de una población con mayor acceso a psicoactivos, o de una población ya usuaria de estas sustancias.

Sin embargo, en los hechos se ha separado la reducción de daños y se ha colocado como una estrategia distinta de la prevención misma. Esto, porque las campañas con enfoque prohibicionista han pretendido inculcarle a la palabra “prevención” un sentido unívoco de “prevención del uso de drogas”.

En materia de salud, prevención siempre significará prevención de daños. Pretender que cualquier uso de sustancias es ya un daño por sí mismo, es pervertir no solamente el lenguaje, también la práctica médica, así como la evidencia de circunstancias específicas de administración o uso donde el nivel de riesgo no es significativo. Además, en términos jurídicos de la actualidad mexicana, atenta contra el derecho de quienes somos mayores de edad “al libre desarrollo de la personalidad” (denominado así por la Suprema Corte de Justicia de la Nación).

No tenemos por qué adaptar nuestro lenguaje, y mucho menos la lógica de nuestras prácticas preventivas, a una visión estrecha del uso de ciertas sustancias como unívocamente insalubre o, cargando más hacia la moralidad: indebido. Conviene mejor adaptar las denominaciones institucionales a aquellos modelos integrales que mejor articulan el entendimiento mutuo de la salud y de su procuración, con el debido sustento en evidencia.

Reducción de daños es una estrategia de prevención indicada, porque previene daños en la población que usa drogas. También se puede aplicar en prevención selectiva, pero ojo cuidado con aplicar como estrategia universal.

(Continuará en un segundo post…)

(Última actualización: martes 18 de junio)

ConviveFestival03

Imágenes:

Festivales Time and Space y Spirit of Colors
Kiosko para la reducción de daños, Convivencia y Espacio Público A.C.; México.

Amecameca, 2004 y 2005

Bibliografía recomendada:

CONADIC: Modelos preventivos. Serie Planeación. 2015. Págs. 7 y 8.

Guía de buenas prácticas y calidad en la prevención de drogodependencias en la comunidad autónoma de la región de Murcia. Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad, Gobierno de España.

Angélica Ospina-Escobar: La reducción de daños en México: entre el milagro y el malabar. Revista Nexos, Junio 11, 2019

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s