[ Pelea de juego coalicional y la evolución de la agresión intergrupal coalicional ]

¿Fomentar el deporte en equipos puede reducir homicidios en México? Esta revisión sistemática de la literatura sobre cazadores-recolectores sugiere que “pelear de juego” en forma intergrupal es una alternativa no violenta para practicar las habilidades—así como las motivaciones—asociadas evolutivamente a ataques y asaltos letales

Contenido:
1. Presentación
2. Nota en PsyPost sobre la investigación
Coalitional Play Fighting and the Evolution of Coalitional Intergroup Aggression
3. Abstract traducido

* * *

Ya diversidad de estudios longitudinales y de cohortes han puesto en evidencia que practicar deporte en equipos es un factor protector de la salud física y mental. El deporte procura actividad física tanto como interacción social, ambos factores protectores por sí mismos. Y se traduce en un bienestar que impacta positivamente en las actitudes de los jóvenes hacia su entorno social, con una contundencia tal que la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito mantiene un programa internacional de Prevención del crimen a través del deporte… (y aquí otro enlace en inglés).

El presente estudio, aunque no longitudinal, sí explora con metodología científica los indicios de correlación entre dos motivaciones para ejercer actividad física y de contacto en equipo: las motivaciones para participar en combates reales, y las motivaciones para participar en combates de juego.

Como en otras correlaciones, cabe preguntarnos sobre el papel de la causalidad. Para este estudio en particular, cabe preguntarnos qué tanto las motivaciones para participar en combates de juego son producto de motivaciones más ancestrales para participar en combates reales (como podrían estar indicando en este estudio las similitudes en las destrezas motrices), y qué tanto en ambos tipos de combate operan motivaciones comunes, de un orden más fundamental: la motivación por aplicar y desarrollar habilidades físicas, o la motivación por cumplir con objetivos colectivos. Haya o no coaliciones confrontadas.

Hagamos pues un rápido conteo de otras actividades humanas milenarias donde entran en juego el desarrollo, por una parte de habilidades motrices, y por la otra del trabajo en grupo. Podemos nombrar a la cacería, a la recolección misma, a la construcción de refugios o hábitats, a la producción colectiva de alimentos, y a la de otros insumos para el beneficio mutuo.

Pero sucede que solo en el combate (ya sea letal o de juego, en díada o coalicional) y en la cacería (que puede considerarse un tipo de pelea o combate, recordemos el Coliseo romano) cabe una celebración de la victoria legitimada por su contraste con la derrota de la otra parte. O por qué será que solamente en el combate—aunque sea de juego—ocurre un momento de la victoria tal, que desencadena la pasión y la gloria así como las vemos reflejadas en los estadios, en jugadores tanto como en espectadores, a grados contagiosos.

El sentido común y la evidencia lo respaldan. El deporte es un factor protector. Facilitemos el acceso a prácticas deportivas civilizadas, que brindan salud en todos los sentidos, y que además nos apasionan.

Presentación, selección de recortes, traducciones y negritas de Ricardo Sala para [RECORTES DE COHORTES]. Última actualización: 21 de noviembre 2018.

* * *

psypost-team-raidingStudy of hunter-gatherers suggests team-based play fighting builds up the skills used in lethal raiding

By ERIC W. DOLAN September 4, 2018 PsyPost

Nuevas investigaciones sugieren que la motivación para participar en deportes de equipos puede haber evolucionado porque mejoraba la coordinación y las habilidades motrices empleadas en combates de guerra. […]

“Estudio la evolución de la enseñanza y el aprendizaje en humanos—las habilidades y los conocimientos que los humanos ancestrales tuvieron que adquirir para poder sobrevivir, y cómo los adquirieron. Hice esto extrapolando de pueblos cazadores recolectores históricamente documentados,” explicó la autora del estudio Michelle Scalise Sugiyama de la Universidad de Oregon.

“En grupos cazadores tanto antiguos como modernos no hay escuelas, libros, películas o internet para que las personas aprendan. El conocimiento es adquirido mediante la observación y la escucha de otros, y experimentando en uno mismo. Aquí es donde entra en escena el juego: es ampliamente considerado como una adaptación para el desarrollo de habilidades que los organismos necesitarán más tarde en su vida.”

“Por ejemplo, se piensa que los juegos de persecución desarrollan habilidades útiles para evadir depredadores, tales como resistencia, velocidad, y el esquivar. En forma similar, se cree que la pelea diádica de juego desarrolla habilidades empleadas en pelea real uno a uno (por ejemplo en el apareo o en la competencia de dominación). Esto me condujo a la pregunta: si la pelea diádica de juego desarrolla habilidades empleadas en pelea uno a uno, ¿qué habilidades desarrolla la pelea coalicional de juego? Más en general: ¿por qué pelearían en equipos los animales? […]

Scalise Sugiyama y sus colegas analizaron los registros etnográficos de sociedades descritas como cazadoras-recolectoras en el Atlas Etnográfico de Murdock. Buscaron evidencia de pelea coalicional de juego en 47 culturas cazadoras-recolectoras de norteamérica, 23 de sudamérica, 12 del este euroasiático, 11 del pacífico insular, y 7 de África.

Los investigadores encontraron información sobre juegos de contacto en equipos, en 46 de 100 culturas.

“La falta de datos para 54 de las 100 regiones culturales no significa que la pelea coalicional de juego estuviera ausente en cazadores-recolectores de estas regiones,” explicó Scalise Sugiyama. “Más bien, significó que no encontramos información sobre juego o sobre juego en equipos en estas regiones. Es imposible decir si esta falta de información se debe a que el comportamiento no estuviera presente o a que no haya sido registrado por parte de los primeros etnógrafos.”

Las habilidades físicas empleadas en los juegos reflejaban aquellas empleadas por cazadores-recolectores en los ataques o asaltos. Incluyen actividades tales como correr, golpear, […]

“Es importante notar lo que no alegamos aquí: no decimos que los patrones motrices sometidos a pruebas evolucionaron específicamente para la guerra. Correr, arrojar, esquivar, etc. son importantes en otras arenas de la vida cazadora-recolectora, tales como la cacería y la evasión de depredadores, y casi con seguridad existieron antes del surgimiento de los asaltos letales,” señaló Scalise Sugiyama.

“La adaptación que postulamos es psicológica: consiste de (1) un sistema emocional que motiva a participar en actividad de juego que (2) recluta ciertos patrones motrices ofensivos y defensivos (3) para el despliegue de acción colectiva coalicionada contra una coalición opuesta.” […]

* * *

Pelea de juego coalicional y la evolución de la agresión intergrupal coalicional

HumanNature2Coalitional Play Fighting and the Evolution of Coalitional Intergroup Aggression

Journal: Human Nature. September 2018, Volume 29, Issue 3, pp 219–244

Abstract

La pelea de juego ocurre en díada en muchas especies, pero solo en los humanos es sabido que haya participación coalicional en pelea de juego [es decir, en coaliciones o equipos rivales]. Se hipotetiza que la pelea de juego diádica desarrolla habilidades motrices involucradas en la pelea diádica real; así, la pelea de juego coalicional puede desarrollar habilidades involucradas en la pelea coalicional real, operacionalizada como asalto letal forrajero. Si la psicología humana incluye un componente motivacional que incentiva la participación en este tipo de juego, es necesaria la evidencia de este juego en sociedades forrajeras para determinar que no es un mero artefacto de condiciones agriculturales o industriales. Examinamos si la pelea de juego coalicional existe en el registro sobre poblaciones cazadoras-recolectoras y si incluye habilidades motrices empleadas en asaltos letales.

Empleando el registro etnográfico, generamos una lista de patrones motrices normalmente usados en guerra forrajera. Luego, usando el Atlas Etnográfico de Murdock, identificamos 100 clusters culturales que contienen sociedades forrajeras y repasamos los registros etnográficos de estas sociedades en busca de descripciones de peleas de juego coalicionales, operacionalizadas como juegos de contacto jugados en equipos. Los juegos resultantes se codificaron de acuerdo a la presencia de ocho patrones motrices regularmente usados en

Resulting games were coded for the presence of eight motor patterns regularly used in forager lethal raiding. Although play does not tend to be systematically documented in the hunter-gatherer literature, sufficiently detailed descriptions of coalitional play were found for 46 of the 100 culture clusters: all 46 exhibited coalitional play using at least one of the predicted motor patterns; 39 exhibited coalitional play using four or more of the eight predicted motor patterns. These results provide evidence that coalitional play fighting (a) occurs across a diverse range of hunter-gatherer cultures and habitats, (b) regularly recruits motor patterns used in lethal raiding, and (c) is not an artifact of agricultural or industrial life. This is a first step in a new line of research on whether human male psychology includes motivations to engage in play that develops the deployment of coordinated coalitional action involving key motor patterns used in lethal raiding.

Key Words
Coalitional play fighting Team sports Lethal raiding Warfare Play Hunter-gatherers

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s