Para que, cuando las drogas lleguen, tú y tus hijos sepan qué hacer

La abuela se toma su chocolate. Calientito. No le causa mucho daño, salvo cuando se quema el cogote. Mta, ya me lo tomé demasiado caliente.

Pepe irrumpe. ¡La policía!

La abuela no sabe si debe esconder su taza de lactosa con glucosa y teobromina.

(continuará…)

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Política de drogas, Salud mental

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s